Desde Estudiantes en Movimiento queremos reivindicar el Día del trabajo como una jornada de lucha y movilización por todo lo que hemos conseguido y por lo que queda por conseguir.

El día del trabajo fue reconocido en 1889 en conmemoración a WhatsApp Image 2017-04-30 at 20.02.31las protestas que un grupo de sindicalistas realizaron en Chicago entre el 1 y el 4 de mayo de 1886, tras las cuales se les encarceló y ejecutó. Sin embargo, con su lucha prendieron la mecha para conseguir, años después, mejoras tales como una jornada laboral de ocho horas, un salario digno, o mejores condiciones en los centros de trabajo. No obstante, todos esos derechos laborales que a día de hoy parecen básicos siguen sin estar garantizados, o al menos, no para todo el mundo en igualdad de condiciones. Ejemplo de ello es la brecha salarial entre hombres y mujeres, derivada de la minusvaloración del trabajo de la mujer. No obstante, el trabajo que realiza, en concreto aquel no remunerado, es fundamental para que el sistema capitalista se sostenga, y en consecuencia se perpetúe el heteropatriarcado. Las tareas de cuidados impiden en muchos casos su incorporación al trabajo en igualdad de condiciones, pues se encuentra con más obstáculos que facilidades para ser independiente. Por otra parte, en ocasiones el hecho de sufrir acoso laboral no permite unas condiciones dignas en el trabajo, tanto si es acoso por razón de género como por cualquier orientación o condición sexual distinta de la WhatsApp Image 2017-04-30 at 20.02.31 (1)normativa. Esta discriminación y desigualdad en cuanto a oportunidades se invisibiliza sistemáticamente, pero al mismo tiempo da cuenta de que las trabajadoras, históricamente, han logrado derechos laborales mucho después y con más dificultad que los hombres.

Por todo ello, el 1 de mayo no debe limitarse a ser un día de descanso y desmovilización, sino que debe ser una jornada de lucha en la calle, por recuperar todos los derechos que progresivamente hemos perdido y por los que aún quedan por conseguir, y porque sean a la par para hombres y mujeres, sin importar su género, su condición sexual, u origen. ¡Ni un paso atrás! ¡Todas a luchar!