Cartel_Concentración (1)El pasado febrero un profesor de la Facultad de Economía de la USC profirió unas insultantes y sexistas palabras hacia una de sus alumnas, lo que llevó a que parte del alumnado se fuera, a la afectada la cambiaran de clase y a que un grupo de alumnas del Máster de Género, Igualdad y Educación llevaran a cabo una acción pacífica y legítima para poner al descubierto las actitudes machistas del profesor Méndez. Hoy esas  alumnas tienen un expediente abierto que les puede costar, entre otras cosas, la pérdida de la matrícula.

Estamos con una de ellas que amablemente contesta a las preguntas que vamos a compartir con todas vosotras.

 

P. En primer lugar, nos gustaría saber si la acción sirvió para que más chicas contaran agresiones del profesor, que lo más probable no contaran antes por vergüenza, miedo o culpabilidad.

 

Pues sabemos que más casos sí se produjeron pero no salen a la luz ya que debido a la nula actuación por parte de la USC y como no se está respaldando a la propia afectada, María, las demás personas no se sienten lo suficientemente seguras. Pero todo esto sí valió para que otras chicas que de la propia comunidad universitaria se pronunciaran con respecto al tema. Además esto no se da sólo en las aulas. Vemos como Sés (María Xosé Silvar) que es una cantante gallega bastante conocida, publicó hace unos días en su Facebook unas capturas de pantalla en las que se veían una conversación en la que Luciano Mendez hablaba solo y se dedicaba a acosar a la cantante por la misma red social.

Vemos por lo tanto, que cumple un patrón plenamente machista en el que se dedica a menospreciar a las mujeres de diversas formas. Por todo esto, no vemos normal que una persona con este tipo de valores esté impartiendo aulas.

 

P. Además, nos interesa la víctima del ataque por el que se desencadena la  protesta: ¿se sintió más acompañada después de vuestras muestras de solidaridad? ¿Cómo le afectó que le cambiaran a ella de clase y él quedara, por ahora, impune?

 

La verdad es que yo personalmente no la conozco ni hablé con ella. En un principio ninguna de las chicas que hicimos la protesta la conocía pero como feministas en general y como estudiantes del máster de género de la propia USC en concreto, creíamos que debíamos hacer algo al respecto. Lo que sí sabemos es que hizo declaraciones de apoyo en los medios.

Ya había pasado un mes del incidente, no se sabía nada del tema y la universidad no se pronunciaba al respecto. Además de que el señor Luciano se dedicó a reafirmar su discurso de odio en diferentes medios de comunicación. Creíamos que debíamos actuar, si él iba a hablar, nosotras también teníamos cosas que decir. Además, si nos tocan a una, nos tocan a todas. Porque María decidió hablar y dar la situación a conocer si no este tipo de  conductas se ven totalmente  invisibilizadas,  ya  que como  sabemos  no se trata de un hecho aislado, ni mucho menos. Muy casualmente, a las horas de haber hecho nosotras la protesta, se abrió por fin un expediente contra Luciano.

La decisión de cambiar de clase a María en lugar de tomar medidas contra el profesor deja bastante claro el tipo de valores que se están promulgando desde la USC.

 

P. Hemos leído que el profesor en cuestión ha sido castigado con dos meses de baja de empleo y sueldo, pero que aún así en el calendario del curso que se aproxima  sus clases están intactas. ¿Qué argumentos da la USC para no imponer el castigo se debería antes actuaciones de este tipo?

 

Por lo que sabemos, sí existe una sanción contra el profesor Luciano Méndez, con la consecuencia de suspensión de empleo y sueldo durante dos meses. Pero, como bien habéis dicho, en la propia página de la universidad el horario de dicho profesor para el próximo curso está establecido como si nada pasara. La USC no se ha manifestado al respecto de esto, ni de casi nada en general, es decir, nuestro propio proceso está lleno de desinformaciones y sin ninguna garantía. Lo que nos da a entender que la universidad lo está protegiendo.

 

P. Y algo que es fundamental, ¿qué ejemplo se le está dando al resto de alumnado masculino si no se castigan estas agresiones machistas? Por cierto, ¿cómo ha reaccionado el alumnado masculino mayoritario durante estos meses?

 

En la misma clase en la que se produjo el incidente de María, un grupo de personas la acompañaron y apoyaron a presentar la denuncia pertinente. Pero, por desgracia, otras muchas no se pronunciaron al respecto o incluso apoyando al propio profesor. Pero bueno, tanto María como nosotras contamos con más apoyo que detractores. También diversos colectivos de estudiantes hicieron público su apoyo.

Pues el ejemplo que se da es terrible ya que Luciano, como profesor que es, está en una posición de autoridad con la que tiene vía libre. Y la libertad de cátedra no puede amparar los discursos de odio. Todo esto deja a las mujeres en situación de desprotección ya que si hablan de lo que está pasando tienen miedo a las consecuencias.

Y al final parece que siempre es lo mismo. La culpa parece que la tiene la víctima y el agresor sale impune de todo, y más si es profesor y tiene el respaldo de la propia universidad.

 

P. Hemos visto, y apoyamos, la concentración convocada el próximo 8 de septiembre, ¿se han dado las primeras muestras de solidaridad por parte de vuestras compañeras de universidad después de conocerse la represión a la que os somete la USC?

 

Notamos mucho apoyo dentro de las compas universitarias, de muy diversas titulaciones. Porque puede que relacionemos el feminismo más con las ciencias sociales y no tiene porqué ser así, es una ideología que va más allá, una forma de vida, por decirlo de alguna manera. Y todas luchamos en mayor o menor medida para defender nuestros derechos. Porque igual para alguna gente le parecerá una tontería que haya personas que se manifiesten en sujetador pero lo que nosotras reivindicamos es que se deje de sexualizar a niveles extremos con nuestro cuerpo. Y mucho más si este tipo de agresiones se producen en una universidad pública que está supuestamente comprometida con los valores de igualdad y de no discriminación, como consta en el Decreto 14/2014 del 30 de enero, por el que se aprobaron los propios estatutos de la USC.

 

P. Las trabajadoras de la Universidad, ¿cómo reaccionaron al saber que tenían un compañero que hacía ese tipo de declaraciones? ¿Os han apoyado activamente?

 

Pues por parte de la facultad de Económicas ni idea, de hecho la única vez que estuve allí fue para la protesta. Pero sí tenemos constancia de profesorado que se ha pronunciado públicamente su apoyo a nuestra causa. También dentro del propio máster nos apoyan.