Hoy, 15 de octubre y con motivo del día de la mujer rural, desde Estudiantes en Movimiento queremos denunciar la explotación de la mujer también en el ámbito rural. Estas son invisibilizadas en esta labor masculinizada además de en los respectivos espacios sociolaborales y económicos y en la toma de decisiones.

En el Estado español se estima que son un total de  750.000 mujeres las que trabajan sin remuneración y sin reconocimiento como trabajadoras.

Se trata de una triple explotación, porque además de la sufrida desde el mundo laboral y simplemente por el hecho de ser mujer, estas se ven obligadas a abandonar sus estudios en pro del trabajo doméstico o al trabajo agrícola y ganadero. Además, en las zonas rurales de extrema pobreza, una vez más son las mujeres las que reciben el mayor impacto de esta. Según datos de la Organización de las Naciones Unidas, el 76% de la población que vive en extrema pobreza se encuentra en zonas rurales, y de esta, las mujeres componen el 43% de la responsabilidad agrícola.

Por todo esto, las estudiantes exigimos la dignificación del trabajo rural y doméstico de la mujer y la igualdad de derechos.