Por una educación pública y gratuita

Desde Estudiantes en Movimiento defenderemos siempre una educación 100% pública. Queremos que se fomente la educación pública por encima de la concertada o privada. No entendemos una educación pública subordinada a la privada, por eso proponemos que es hora de terminar con los mecanismos de financiación mixta (públicos y privados) y fomentar las partidas de carácter público con el fin menguar la elitización y la desigualdad entre las estudiantes. Apostamos por el desmantelamiento de la educación privada y concertada en su totalidad con una única red de educación pública.

 

Somos conscientes que únicamente una red de centros públicos, dotada de la financiación suficiente, puede asegurar un acceso universal a la educación. Por todo ello, exigimos al Gobierno un aumento de la inversión en educación hasta alcanzar hasta el 7% del PIB.

Así mismo, esta Escuela Pública también debe ser gratuita y así garantizada y facilitada a todas las personas, independientemente de su condición socioeconómica. Para ello, en primer lugar, se deben eliminar todos los costes que traiga consigo la actividad académica, como son el transporte y el material; en segundo lugar, y mientras que el actual modelo de becas sea un parche del sistema educativo, exigimos la elaboración de uno nuevo que sea garantista, basado en unas “becas salario” que permitan obtener una remuneración a la estudiante por su labor y que, así, no se vea forzada a no terminar sus estudios por la necesidad de encontrar un empleo lo antes posible.

Por una educación feminista

La escuela, se convierte en una herramienta adoctrinadora más del sistema, perpetuando los estereotipos, roles de género, valores machistas, etc. El sistema educativo y las escuelas siguen siendo uno de los principales espacios de socialización en los que se construyen la feminidad y la masculinidad, y, por tanto, también es el espacio en el que se aprende la desigualdad de género. Los colegios e institutos se han convertido en el hilo conductor de reproducción del sistema patriarcal. La escuela contribuye a construir el quiénes somos, cómo nos relacionamos, qué actitudes naturalizamos, qué comportamientos legitimamos socialmente y cuáles no.

Desde Estudiantes en Movimiento lanzamos la necesidad de construir un modelo educativo que salvaguarde el desarrollo del alumnado desde el feminismo para fomentar valores como la igualdad.

 

Por una educación crítica y diversa

Por otra parte, creemos en una educación con unos contenidos académicos críticos. Proponemos un modelo que genere personas con capacidad crítica, reflexiva. En los últimos años, gracias a las sucesivas reformas educativas, hemos visto cómo las asignaturas de las ramas de humanidades han sufrido un continuo ataque, como puede ser el caso de filosofía. Estas reformas responden ante los intereses de los mercados de formar personas carentes de capacidad crítica que sirvan a sus intereses productivos. Frente a esto, desde Estudiantes en Movimiento apostamos por que se fortalezcan los contenidos de las asignaturas, alejándolos de estas líneas mercantilistas.

 

 

Al hilo de lo anterior, creemos que todo tipo de contenido dogmático debe estar fuera de nuestras escuelas. Por eso, trabajamos por una educación laica. Queremos un sistema educativo ajeno a la cuestión religiosa. Respetamos y entendemos la diversidad religiosa presente en el estado, pero queremos a la iglesia fuera de nuestra educación. La asignatura de religión ha de estar fuera de nuestras escuelas pese a que ya no cuente para la nota media de cara a la EvAU.

 

Aspiramos a conquistar una Escuela que nos forme en la diversidad, asegurando unas aulas y una sociedad futura sin discriminación por razones de sexo, etnia u orientación sexual. Esto se consigue impartiendo materias que enseñen a las jóvenes lo diversa que es la sociedad y a aceptarlo, así como mediante un método pedagógico que fomente la empatía y la cooperatividad y no el individualismo, competitividad y otros valores patriarcales ligados también a la mentalidad empresarial. Además, para apreciar la diversidad también debemos formarnos en diversidad, para lo que es indispensable que el acceso universal a la enseñanza incluya a colectivos que actualmente sufren una discriminación no sólo desde lo subjetivo, sino también desde lo material.