Comparte

Hoy 13 de abril, Día Internacional del Beso, desde Estudiantes en Movimiento queremos
centrarnos en un beso en particular, en el beso de Greta Zimmer Friedman y George
Mendosa: el beso más famoso de la historia.

A lo largo de nuestra vida todas hemos visto esta mítica imagen que supuestamente
representa el amor. La imagen en sí tiene una violencia particular, a simple vista vemos a
una enfermera inmovilizada a manos de un marinero mucho más grande que ella que la
está besando y por lo que se ve, a la fuerza.

Pero esta historia de acoso patriarcal que ha pasado a la historia como un símbolo de amor
se agrava cuando conocemos la historia que hay detrás: Estaba George Mendosa con su
pareja cuando de repente vio a la gente salir a las calles a celebrar el fin de la II Guerra
Mundial. George Mendosa no conocía a Greta Friedman, únicamente la vio y la besó, según
él porque sentía alegría y según ella la besó porque estaba agradecido con todas las
enfermeras que habían estado ahí durante la Guerra. Greta Friedman dijo: “De repente,
estaba siendo agarrada por un marinero. Era muy fuerte y me estaba sujetando muy
pegada a él. En realidad no fue algo romántico, solo alguien celebrando”. Esto derrumba el
mito de amor y nos deja… ¡Sorpresa! Acoso sexual hacia una mujer que estaba paseando y
de repente se encuentra con un hombre desconocido besándola porque estaba celebrando
el fin de la Guerra.

Ni por aquel entonces se consideraba a la mujer como un ser con el derecho de pasear sin
ser acosada ni ahora, pues la violencia sigue vigente y no tenemos más que ver el tuit que
puso la policía el día de San Valentín del año pasado diciendo “Si te roba un beso no es
delito”. ¿Cómo no va a ser delito estar tranquila con tu pareja o divirtiéndote en una
discoteca y que te besen sin tu consentimiento? ¿Cómo no va a ser delito ser acosada y no
tener el derecho de pasear tranquila por la calle sin que nadie te acose? No lo es ni para
quienes nos “protegen”.

La poca conciencia feminista cala tan hondo en la sociedad que aún sabiendo la verdad de
la imagen, la verdad acerca de los besos robados, etc, muchas personas siguen acosando
a las mujeres a diario, viéndolas como el objeto sexual del cual abusar no es siquiera delito
y de esto también tiene culpa la educación recibida en las escuelas.