Hoy, 6 de febrero, en el Día Mundial contra la Mutilación Genital Femenina, desde Estudiantes en Movimiento denunciamos un año más este atropello que sigue ocurriendo a pesar de sus prohibiciones en muchos países (por desgracia, no en otros tantos).

Actualmente hay más de 200 millones de mujeres que han sufrido mutilación genital femenina, la cual supone una eliminación total o parcial de tejido de los órganos genitales femeninos. Estas prácticas se concentran sobre todo en África, Oriente Medio y Asia y la mayoría de las mujeres son sometidas a la ablación antes de cumplir 15 años.

Las razones por las cuales se atenta contra los derechos humanos de estas mujeres y niñas son puramente machistas y patriarcales. En la mayoría de los casos es para asegurar la virginidad de las niñas hasta el matrimonio y su fidelidad una vez casadas prohibiendo así a las mujeres y niñas libertad sexual. Es algo tan arraigado y tradicional que casi nadie se lo cuestiona y esto sirve muchas veces como argumento para que ciertos países se refugien en su machismo.  Además, las niñas que no lo aceptan son marginadas de la sociedad y rechazadas por su propia familia, si a esto le sumamos que en estas  comunidades solo se independizan  cuando hay un matrimonio, entendemos por qué es tan obligatorio para tantas mujeres y niñas ceder a la MGF.

ablaciónfemenina

Las consecuencias son hemorragias, fiebre, infecciones, trastornos psicológicos y la muerte en muchos casos.

Contra esto, es necesaria una educación global que enseñe a respetar nuestros derechos y sobre todo a entender que nuestra vida y nuestra dignidad vale más que cualquier religión, tradición o cultura. ¡Tolerancia cero!